Cuando hablamos de adornos de mesa para bodas, hay una variedad muy grande para escoger. Pero sabemos cuán difícil puede ser, sobre todo, en un momento tan importante de la vida. Por eso, hemos preparado una pequeña guía para ti.

Cuando hablamos de adornos de mesa para bodas, hay una variedad muy grande para escoger. Pero sabemos cuán difícil puede ser, sobre todo, en un momento tan importante de la vida. Por eso, hemos preparado una pequeña guía para ti.

Adornos florales

Los centros de mesa florales son unos de los más requeridos desde siempre, y de los más fáciles de hacer. Aunque no esté muy de moda poner grandes arreglos florales en las mesas, puedes mezclar distintos tipos de flores pequeñas. De este modo, conseguirás un ambiente muy ameno y minimalista.

Sin embargo, si prefieres las flores grandes, puedes poner una o dos por mesa, sin exagerar. Recuerda que las flores pueden ser muy llamativas. Los claveles, anturios u hortensias se ven muy bien.

Adornos rústicos

Aquí, nos olvidaremos de las flores llamativas. En cambio, nuestro elemento más llamativo será la madera o la arcilla. Un recipiente de cerámica color terracota con algunas ramas de pino u eucalipto, se verían de maravilla. Además, puedes decorar el adorno rústico con algunas velas pequeñas, pero gruesas.

Aunque también puedes prescindir de un recipiente como tal, y usar en cambio un disco de madera rústica a modo de bandeja. Sobre este podrías colocar el número de la mesa o una botella de vino.

Adornos modernos

Los recipientes de cristal hacen su aparición aquí. Puedes usar vasos largos y con formas llamativas y llenarlos de frutas tropicales, como limón y sandía, y luego agregar algunas hebras de papiro. Además de ser un adorno muy colorido, ¡también es comestible!

Recuerda el papiro. Puedes usarlo además como única decoración, saliendo de un recipiente transparente o adornado con una cinta de color blanco o plateada.

Adornos clásicos

Los colores pastel o el blanco, dan un toque clásico a tus adornos de mesa para bodas. La porcelana blanca es un elemento perfecto, que puedes combinar con hortensias lilas o con lavanda, detalle que dará un aire de frescor. Pero no olvides las rosas rojas y, sobre todo, blancas, ¡nada más clásico que eso!